Caza dos jabalíes, uno de ellos enorme, en un puesto de batida soñado por muchos cazadores

jabalíes

Este afortunado cazador logró hacer un extraordinario doblete de jabalíes durante una batida de montaña en un paraje espectacular.

La caza de jabalíes en batida o montería en terenos abiertos es una absoluta incógnita. Nada está asegurado y salir victorioso de una de esas posturas es sin duda algo para recordar.

Mientras algunos cazadores pasan días y días sin ver ningún jabalí en el monte, otros están iluminados por la luz de la Diosa Diana y los reciben a pares.

En el caso del vídeo que vas a ver a continuación, tuvo la fortuna de disparar sobre dos jabalíes en un puesto soñado. Se trata de un día de caza en batida subido en el canal de YouTube SKYLINE HUNTERS en el que Adri tuvo la mala pata de romper la cámara de vídeo y no pudo grabar el lance del jabalí más grande.

Con las tomas realizadas al principio podemos adivinar que se trata de una batida de montaña, de esas duras que crean afición.

Enhorabuena al cazador y esperamos que esta temporada puedas vivir lances similares a este.

5 consejos para organizar una batida de jabalíes entre amigos

1. Escoge bien la mancha

Parece una obviedad, pero no es tan simple como parece si queremos que, además de ‘pasar el rato’, también lo haga algún cochino por los puestos. Por muy buena que fuese la batida de ‘la solana’ por estas fechas el año pasado, las temperaturas algo calurosas de octubre puede que compliquen la cosa. Cada mancha, aparte de que sea querenciosa o de que se pueda llenar de cochinos a base de comida, tiene su momento idóneo.

Lo normal es que el jabalí no se encame muy lejos de su fuente de alimento por cuestiones prácticas… y porque los animales no son tontos. Si disponen de ‘frutos de temporada’, deben estar cargados en esa zona. De todas formas, la mancha habla, y un buen conocedor tiene que saber, observando rastros, si está lista para cazar o no. Si se está cebando y lo toman, es el entorno del cebo el que debe marcar la fecha, no nosotros.

2. Da bien de comer a los cochinos

Se trata de batidas entre amigos y el cebado, si los jabalíes abundan y empiezan a comer como la orilla de un río, puede subirse un pico; pero es difícil que una cacería salga bien si no tenemos a los animales ‘apretados’ en un área concreta. Se debe cebar –habitualmente con maíz aunque se puede utilizar casi cualquier cosa– en una zona que minimice la posibilidad de que el jabalí coma y se acueste fuera de la mancha.

Para esto también es crucial que el grano se reparta por un comedero o dos muy amplios y bien esparcido por dos motivos: que pueda haber muchos jabalíes comiendo a la vez sin que ninguna piara o gran ejemplar monopolice el alimento o para que un cochino tarde lo máximo posible en saciarse y se lo tenga que trabajar. De este modo es muy probable que se le haga de día y, si viene desde lejos, decida encamarse donde nos interesa. Empieza con pocos kilos y sube la cantidad a demanda. La última semana, antes de las batidas de jabalí sé bastante generoso.

3. Cuelga el cartel de ‘no molestar’

En batidas de jabalí entre amigos, en cotos de menor y con gente no aficionada a la caza mayor es común que la mancha a batir no se respete y te la vacíen, a veces por ignorancia y otras con premeditación. Las zonas de encame y cebado deben ser un santuario las semanas previas, y la fecha y lugar darlos a conocer a la menor cantidad de gente y lo más tarde posible, sobre todo el lugar.

Durante el cebado, mantente en silencio y transita lo mínimo. Para conseguir este objetivo son muy útiles los cebaderos automáticos –como el de la imagen– que suministran el alimento por nosotros sin necesidad de que pisemos la mancha. Como decíamos, la cantidad de grano a administrar y los rastros frescos nos pueden dar una idea de lo que hay, pero cada vez se está poniendo más en boga controlar los cebos con cámaras de fototrampeo. Los vídeos nos dan una información infalible sobre la cantidad y calidad de los ejemplares que están entrando.   

4. Puestos seguros y postores expertos

Todos los componentes de la armada están en manos del postor. Él debe saber la posición de cada uno de sus puestos perfectamente. Si quieres poner más gente pon alguna traviesa extra para partir las piaras de jabalíes, pero comprueba que todas las posturas sean seguras. 

El postor debe dejar a cada uno de los cazadores en el lugar exacto y darle las indicaciones pertinentes. Después se quedará en el último puesto de la armada, porque lo demás huele a chanchullo que echa para atrás. Su deber es advertir a todos que no se muevan hasta que él vuelva a recogerlos, y así debe hacerlo, asegurándose de que todo su equipo está embarcado y a salvo una vez finalizada la cacería. El uso del chaleco reflectante puede ser o no obligatorio, pero salva vidas: es de esas pocas normas que tienen sentido de verdad en esto de la caza.

5. Diseña la estrategia para las batidas de jabalí

El organizador de batidas eficiente debe ser como un entrenador de fútbol: ha de conocer el deporte y las reglas a la perfección para poder guiar a los demás, concebir una estrategia estudiada y definida y saberla transmitir a su equipo. A pesar de tener las cosas claras el partido puede ir mal, pero si no hay estrategia, irá mal seguro.

Quien lidera debe dar indicaciones precisas a rehaleros, postores y cazadores para que luego no haya dudas en el campo. No por el hecho de tratarse de una batida para pasar un buen día con poco gasto ha de convertirse en algo anárquico; por motivos prácticos y de seguridad para todos los que participan, son necesarias una serie de normas.