La caza del corzo en abril peligra por la declaración del estado de alarma

corzo virus
Corzo / Fuente: Pixabay

El Gobierno ha declarado el estado de alarma en todo el territorio nacional. Esto conlleva unas medidas extraordinarias entre las que se encuentra la limitación de la libertad de circulación de las personas


Redacción Cosas de Caza y Pesca

Acaba de entrar en vigor la declaración del Estado de Alarma en España, debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19. Entre otras, una de las medidas es la limitación de la libertad de circulación de las personas.

La apertura de la caza del corzo está prevista para primeros del mes de abril. En principio la duración del Estado de Alarma se ha decretado durante 15 días, hasta finales de marzo.

No obstante, esta declaración es prorrogable con la aprobación del Congreso de los Diputados. Y dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos, es posible que esto suceda. De ser así, podría afectar a muchos cazadores, al menos, al principio de la temporada corcera.

Según ha podido saber Cosas de Caza y Pesca, en Castilla y León la Junta enviará por correo los precintos, de manera que no será necesario que los cazadores acudan a la administración a recogerlos.

¿Se puede caza con el estado de alarma decretado?

No. Nadie puede salir de su casa en todo el territorio, salvo las siguientes excepciones, según el artículo 7. del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo:

1. Durante la vigencia del estado de alarma las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades:

  • Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
  • Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.
  • Retorno al lugar de residencia habitual.
  • Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
  • Cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualme

2. Igualmente, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado anterior o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio.

Por lo tanto, si la situación se prorrogara, no se permitirían desplazamientos salvo por algunas de las causas comprendidas. No quedando incluidas actividades de ocio como es la caza. Además, muchos de los desplazamientos implicaría la estancias en segundas residencias de zonas rurales, donde existe mucha población de riesgo.