Cabras

El Cabildo de Gran Canaria ha rechazado la captura violenta de cabras abandonadas o asilvestradas después de que en los últimos días saliese a la luz un vídeo en la que se veía que un pastor permitía y azuzaba a sus cinco perros a cazar a una cabra, incluso mordiéndola.


10 de Marzo de 2018

«La Comisión Europea nos obliga a disparar a las cabras para abatirlas y así proteger el espacio natural y me he negado», afirma el consejero. «La alternativa posible son las apañadas, capturarlas para sacarlas de allí. Para eso se necesitan perros que las lleven hasta un sitio donde no puedan escapar y así el apañador pueda echarle el lazo, amarrarla y llevársela. Los apañadores son los más interesados en que los perros no muerdan a las cabras. Si quedan heridas no podrían salir caminando esos barrancos y tendrían que cargarlas a cuestas.

Normalmente los perros no atacan a las cabras, pero nos llegan imágenes de un caso en el que los perros no obedecen y muerden a una cabra», prosigue Miguel Ángel Rodríguez en su comunicado. «Estamos buscando fórmulas para garantizar que los perros estén bien adiestrados para no morder, si no fuera así no se les permitiría participar en las apañadas o tendrían que llevar bozal…»

¿Por qué hay que sacar a las cabras abandonadas de la montaña?

Se pregunta el responsable del área de medio ambiente insular. «Porqué los científicos insisten en que están acabando con la biodiversidad, las repoblaciones y los endemismos, plantas únicas en el mundo. La Unión Europea y la ley Canaria de espacios naturales nos obligan a sacar las cabras urgentemente. Por otro lado estamos reforestando la isla y es incompatible con el ganado sin control, se comen todo lo plantado».

Acuerdo con los pastores

El próximo lunes se firmará un acuerdo con pastores y ganaderos para sacar esas cabras asilvestradas. «El dilema es… ¿Dejar a las cabras sin control y que dentro de unos años se haya multiplicado su número, comiéndose todo lo verde, dejando desérticas todas las zonas por dónde pasan, o apostamos por conservar la biodiversidad y reforestar la isla sacando a las cabras de estos espacios naturales?, se pregunta Miguel Ángel Rodríguez tras el debate social que se ha generado tras la publicación de último vídeo.

Reunión tras Semana Santa y cabras con GPS

El Cabildo de Gran Canaria coordina desde hace cinco meses apañadas particulares para retirar las cabras abandonadas de los espacios naturales protegidos. Según informa la institución insular, más de medio centenar de apañadores, cazadores, pastores y otros ciudadanos del medio rural de la isla han participado juntos en los últimos meses en 29 apañadas, en las que lograron capturar y retirar de los espacios naturales protegidos más de 200 cabras asilvestradas. 69 de ellas se han capturado en el espacio natural protegido de Güi Güi, donde se calcula que hay unas 300 cabras asilvestradas. La consejería de Medio Ambiente le ha puesto GPS que se cargan con energía solar fotovoltaica a dos ejemplares para hacerles seguimiento y saber por dónde están y cómo se comportan. Además, se está haciendo un acopio de datos por parte de todos los pastores, con los que el Cabildo de Gran Canariase reunirá después de Semana Santa.

Dinero para los pastores

«Vamos a llegar a un acuerdo histórico con los pastores de la isla para compensarles por pastorear y limpiar los campos, haciendo así cortafuegos naturales que prevengan los incendios y también que salgan beneficiados capturando ejemplares vivos que puedan añadir a sus rebaños después de unos análisis», aseveró Miguel Ángel Rodríguez a CANARIAS7.

Polémica en las redes

En las imágenes, que circulan por mensajería instantánea y redes sociales, muestra el momento en el que una persona con ropas de camuflaje similar a la que suelen utilizar los cazadores, intenta capturar supuestamente una de las cabras asilvestradas o abandonadas en las medianías y cumbre de Gran Canaria y esta termina rodando por la ladera por la presión y las mordidas de una jauría de cinco perros.

En las duras imágenes se ve como el sujeto en cuestión primero intenta capturar al animal con una soga intentando atarla a su cornamenta, pero la cabra se zafa y sale corriendo. Es el momento en la persona que intenta capturar a la cabra azuza a los cinco canes a la orden de «agárrala», que salen a la búsqueda del asustado animal y empiezan a atacarla hasta que esta, acorralada, sale rodando por el barranco.

En un segundo encuentro incluso se aprecia como los perros muerden a la cabra y su dueño empieza a gritarles para que dejen a su presa, que grita desesperadamente ante el ataque de los perros. En ese momento el individuo empieza a gritar a los perros para que dejen a la presa y la persona que está grabando corta el vídeo.

Noticia publicada en canarias7.es

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here