pesca submarina
Rosa González y el mero capturado

Rosa González salió a pescar el pasado jueves y consiguió hacerse con este mero que, posiblemente, sea el nuevo récord de la categoría femenina. Un emocionante lance que ha relatado a Cosas de Caza y Pesca.


Redacción Cosas de Caza y Pesca

Rosa González fue campeona de España de pesca submarina, y ya acumula varios récords en su currículum submarino con especies como dentón, sargo picudo y un rodaballo de 7 kilos. La joven valenciana lleva desde los 14 años practicando este deporte y ahora puede añadir otro nuevo hito en su carrera con este ejemplar de mero.

Rosa y su rodaballo de 7 kilos

Después del paso de la borrasca ‘Gloria’, el mar de la zona de Sagunto (Valencia) estuvo muy sucio. Incluso semanas después, ya con la calma, no terminaba de asentarse, por lo que la visibilidad era casi nula. Por esta razón, el pasado jueves 12 de marzo, la joven saguntina decidió acudir a la parte de Alicante, que siempre suele estar más limpia.

«Llevaba casi dos semana sin salir a pescar y estaba un poquito desfondada, por lo que me lo tomé con tranquilidad, ya que iba sola» cuenta Rosa. Ese día había mucho pescado pero no tenía suerte: «vi unos dentones muy bonitos pero no me entraban».

Decidió bucear por una zona de acantilados, haciendo pequeñas bajadas para no saturarse. Cuando se encontraba ya cansada, concluyó en que haría un par de inversiones más y lo dejaría para otro día.

«Bajé a un fondo de 12 metros, y estaba mirando hacia arriba, a contraluz, a ver si veía algo de movimiento. De repente miré hacia delante y vi una gran piedra, donde estaba el ‘bicharraco’ parado. Nos miramos unas décimas de segundo. No tenía el fusil encarado y se metió en un agujero» narra con emoción la buceadora.

El mero quedó encajado en el agujero

Rosa le siguió, alumbró con la linterna al oscuro agujero y consiguió disparar. Rápidamente subió hasta su boya de seguridad y cogió otro fusil para poder volver a disparar en caso de ser necesario. Al bajar de nuevo, disparó al gigante pez y consiguió engancharlo, pero una piedra le impedía sacarlo del agujero, por lo que tuvo que realizar varias bajadas más para desencajarlo.

«No me planteé sacarlo a la fuerza y agotarme. Como lo tenía seguro, descanse y trabajé con calma. Una vez que lo saqué, se le hinchó la vejiga natatoria y salió a flote. Después lo até a mi boya y nadé casi media hora hasta la playa» explica Rosa.

El ejemplar ha sido presentado a European Spearfishing Records Association para su homologación, y posiblemente pueda ser el nuevo récord en la categoría femenina.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.