Pedro Ampuero consiguió abatir este precioso ejemplar de jabalí con su arco, mientras recechaba corzos en la provincia de Burgos, durante la primavera pasada.

Por Carlos Vignau

jabalí

Una de las cosas que más atraen a los cazadores de corzo es la época del año en la que se realizan sus recechos. La primavera muestra al monte en pleno esplendor y un manto verde y colorido recibe al cazador con los brazos abiertos.

Además, durante las incursiones camperas en busca de algún corzo de categoría, puedes cruzar las huellas con algún jabalí que aprovecha las tardes con temperaturas suaves para levantarse de su encame antes de la hora y campear en busca de alimento.

Eso es exactamente lo que le sucedió a nuestro amigo Pedro Ampuero durante la temporada pasada. Se encontraba en la provincia de Burgos con la intención de cazar corzos pero fue un jabalí quien acabó recibiendo la flecha del vasco.

Aquí tienes las maravillosas imágenes del lance:

Ampuero engaña a un corzo con un reclamo para coyotes

Parece que es increíble pero gracias al vídeo que él mismo filmo durante el rececho de corzo, tenemos la prueba que así lo demuestra.

Pedro Ampuero consiguió cazar un corzo con arco, utilizando un reclamo de diafragma para atraer coyotes.

«La primavera pasada fui capaz de conseguir uno de los corzos que teníamos como objetivo. Después de intentar acercarme en un campo abierto, vi al macho y a la hembra yendo a la cama en medio de un cultivo donde no era posible acechar. Decidí intentar llamar a la hembra con un diafragma de coyote y esto es lo que pasó…», afirma Ampuero.

Cuando Pedro comienza a hacer sonar el reclamo, los corzos se sienten atraídos de forma casi instantánea. Se levantan y comienzan a seguir la música que llega hasta sus oídos.

El macho que se creyó coyote

Primero lo hacen despacio pero la hembra no puede reprimir su instinto maternal y se lanza al trote, seguida de su corzo.

Como suele pasar con estos animales, empiezan a dar un rodeo para tratar de coger el aire al cazador. Pedro aprovecha ese momento y cuando el corzo se detiene a unos 55 metros suelta la flecha.

El vuelo es perfecto y en las imágenes se puede observar cómo el animal acusa el flechazo. Tras dejarlo enfriar y seguir un corto rastro de sangre, Pedro encuentra al corzo. Un lance único del que me surge una duda, a ver si el propio Ampuero me la puede resolver… ¿qué hacía un reclamo para coyotes en su chaqueta?

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.