Así se ve el impacto de los perdigones en un plato a cámara lenta

tiro al plato

En estas fenomenales imágenes puedes descubrir como llegan los perdigones de tu cartucho cuando tiras al plato.

Por Carlos Vignau

tiro al plato

Imagínate tener la posibilidad de averiguar cuál es la forma de la plomada exacta que llega a tu objetivo mientras practicas el tiro al plato. Si conoces toda esa información puedes probar con diferentes cartuchos para descubrir cuál es que mejor trabaja con los cañones de tu arma.

Pues bien, si tuvieras el equipo de grabación que tienen los tiradores protagonistas del vídeo podrías hacerlo. Se trata de una filmación en cámara super lenta que provoca que puedas ver los perdigones aproximándose al plato de cerámica y cómo se resquebraja si el tiro es bueno.

Llama la atención que en varios de los disparos, la cámara está colocada detrás del plato por lo que el haz de plomos se ve venir hacia el objetivo, quedando el tirador en un segundo plano desenfocado.

Aquí tienes las imágenes:

Rompe un plato a 118 metros de distancia

El tiro al plato es una modalidad que muchos cazadores ponen en práctica para mejorar sus habilidades de cara a las salidas al campo. Normalmente, se disparan sobre discos que, con su vuelo, simulan el de una paloma, pato o conejo.

Otros tiradores, mucho más profesionales, tienen en esta modalidad su actividad favorita y nada les une con el mundo de la caza. Para ellos el foso olímpico o el skeet es su segunda casa y son capaces de conseguir unos resultados fantásticos tras mucho entrenamiento y dedicación.

George Digweed es una mezcla de ambas cosas. Además de cazador amante de las palomas y otras aves desde puesto fijo, este inglés ha cosechado 26 títulos mundiales (13 deportivos, 11 Fitasc y 2 Compak), 19 títulos europeos (15 Fitasc y 4 Compak), 4 títulos de European Compak y 12 copas del mundo.

Un ‘tiro al plato’ de lo más atípico

Lo que vas a ver a continuación te va a dejar con la boca abierta. Digweed se encuentra realizando una exhibición de tiro al plato cuando decide empezar a romper platos, retrasando su posición 10 yardas en cada disparo.

Su precisión es tal, que el último plato lo rompe a 118 metros de distancia (130 yardas), casi metido dentro del publico que observa el acontecimiento. Algo difícil de creer si no fuera porque las cámaras de Fieldsports Channel estaban como testigo.

Aquí tienes el vídeo: