Así se organiza una jornada de caza de zorzales al paso

zorzales

Muchos cazadores ven en el zorzal la mejor manera de aprovechar sus días de campo pero ¿cuáles son los factores que influyen en el éxito de una tirada?

Por José David Gómez

Fíjate bien al elegir coto

La densidad de zorzales que puede disfrutar un terreno suele tener relación con el alimento del que dispongan. Como todos sabemos, es un pájaro que se pirra por las olivas, así que tendremos que buscar un coto con mucha aceituna, olivares y escobeñas.

En Toledo, en la zona de la capital y de la localidad de Mora es la vegetación que más abunda, lo que permite disfrutar de grandes tiradas; en cambio, en las proximidades de de Talavera de la Reina encontramos, sobre todo, monte cerrado de chaparro con olivares. En resumen, el coto ideal debe contar con monte, que usarán como dormidero y resguardo– con algún arroyo cercano y aceitunas, ¡muchas aceitunas!

¿Cuáles son las mejores fechas para los zorzales?

Hace años algunos organizadores empezaban a tirar en octubre y hoy muchos cazadores se empeñan en seguir cazando en este mes, algo que no recomiendo por la escasez de las perchas. Yo siempre he apostado por arrancar en noviembre.

El zorzal necesita frío, y este suele llegar con el fin de año. Diciembre y enero son, por tanto, los meses estrella. Por otro lado, hacerlo en febrero me parece una locura: aunque pasan muchísimos más, hay que darles un respiro.

Monta los puestos con cabeza

Colocaremos una pantalla para permanecer a cubierto y nos dispondremos, de mañana o tarde, a esperar su paso graneado. A lo hora de camuflarse hay quien dice que los colores no importan y que da lo mismo un tipo de atuendo que otro, pero optaremos por tonos acordes con el entorno. Eso sí, no todo es montar la postura: una vez apostado, un aspecto fundamental es permanecer muy quietos.

El zorzal tiene buena vista, pero lo que mejor aprecia, como todas las aves, es el movimiento. Una mano que se mueve, un caño de escopeta que va de un lado a otro… y ya puedes decirle adiós a un buen tiro.

Actualmente, ¿hay más o menos zorzales?

No es que haya menos, sino que ahora no necesitan tanto comer aceitunas para sobrevivir. Antes hacía mucho más frío, helaba casi todas las noches del invierno, y era las olivas eran lo único que tenían para llenar el buche. Hoy no. Si das un paseo por el campo observarás que hay zorzales por todos los sitios, en lugares donde antes era impensable encontrar alguno.

Además, son animales que aprenden. Si durante años machacas a tiros el mismo paso entre olivas les estarás obligando a cambiar sus rutas. Los cazadores y organizadores debemos aprender de todo esto, pero también es cierto que, a toro pasado, es fácil hablar. 

¿Se están volviendo sedentarios?

La cada vez mayor presión cinegética que soporta el zorzal en los pasos de mañana y tarde va mermando su número de efectivos, y la intensificación del cultivo del olivar en cuanto a la maduración y recogida de la aceituna, que ahora se lleva a cabo antes y en menor tiempo, es algo que también influye en sus hábitos alimenticios. Son dos factores con un mismo origen, el ser humano, y que están fomentando su sedentarismo.

Enfréntate a lo zorzales: los acróbatas del aire

Las temperaturas ya están bajando y las ganas de salir de caza de los cazadores españoles son difíciles de reprimir. Con los primeros fríos, muchos aficionados fijan su vista en el cielo, con la esperanza de empezar a localizar esos pasos, ese chorreo incesante de zorzales que llegados desde el norte de Europa buscan en nuestros campos alimento cobijo.

Si eres un apasionado de la caza del zorzal al paso, serás consciente de que este pequeño ave supone un verdadero reto para los tiradores más experimentados. Pero si esta temporada va a ser tu debut con ellos, presta atención a la siguiente recopilación porque te ayudará a la hora de disparar.

Es un vídeo colgado en el canal de YouTube de Javi Exposito – Caza y se trata de una fenomenal recopilación de lances de caza de zorzales durante la temporada 2018-19. Todos los disparos fueron grabados con la cámara GoPro y con la Shotkam. Así no te pierdes ningún detalle de cada uno de los lances.