Así se cazó uno de los corzos más grandes de la historia de Francia

CORZO

Este cazador tuvo la fortuna de abatir un tremendo ejemplar de corzo durante el celo del año 2019. El descomunal trofeo alcanzó un peso de 900 gramos en la báscula.

Por Carlos Vignau

CORZO

Nada más y nada menos que 901 gramos de peso alcanzó estre monstruoso corzo abatido en territorio francés. Según muchos, uno d elos más grandes abatidos nunca en el país vecino. Es más, el actual record nacional francés, marcó 906 gramos en la báscula, sólo cinco más que el protagonista de esta apasionante historia.

En el vídeo que puedes ver a continuación, vivirás en primera persona la primera vez que el cazador localizo a este corzo. Se encontraba cazando en plena época de celo, en un rastrojo. Desde el borde del monte y absolutamente camuflado, el cazador hizo uso del reclamo. Una corza se sintió a traída por él, y comenzó a acercarse entre las pacas de paja.

Cazando en el celo del corzo

Cada vez estaba más y más cerca, cuando de pronto, un macho emergió de la espesura y salió a lo limpio. En seguida el cazador dirigió el objetivo de su cámara y se quedó con la boca abierta. Era un monstruoso macho de corzo, que atraído por la hembra, la empezó a seguir encelado.

Sus cortos pasos enseguida se transformaron en una alocada carrera para hostigar a la corza. Cuando la alcanzó, comenzó el cortejo. Carreras, corros y empujones para acabar con la monta final y echarse a descansar.

El cazador respetó en todo momento la escena, y dejó que el gran corzo distribuyera su formidable genética por el coto de caza, pensando en años venideros.

Corzo
El gran corzo, persiguiendo a su hembra. / Fotograma

El macho soñado por todos

El corzo era tan grande, que el cazador le mandó el vídeo a un amigo experto en la especie y su respuesta fue clara: «olvidate del trabajo, olvidate de tu mujer y concentrate en cazar ese corzo. Es, sin duda alguna, uno de los corzos más grandes que he visto en Francia».

Así que al día siguiente, el cazador acudió de nuevo a la cita con el monstruo, soñando con que esta vez si, pudiera darle caza. Ahora sí, su rifle Howa en calibre .30-06 Springfield, con una bala de 168 grains Winchester Ballistic Silvertip, dio con el enorme animal en el suelo.

Todavía no se sabe la puntuación oficial de este corzo porque debido a la pandemia provocada por el coronavirus, su medición ha tenido que ser pospuesta.

Aquí tienes el vídeo que narra la historia de un corzo único: