Así se realizan las batidas de jabalí en Europa

batida jabalí

Guardan cierta similitud con nuestras monterías y batidas, aunque su organización, estructura y ejecución suelen ser muy distintas y su duración, inferior. Así es como cazan los grandes jabalíes europeos.

Por Carlos Vignau

batida jabalí

Una batida en países como Bulgaria o Rumanía es una de las mejores opciones para cobrar el cochino de tu vida. Aunque las batidas de jabalí en Europa pueden llegar a parecerse a nuestras monterías, es una cacería especial y como tal, tiene sus peculiaridades. Para conocerlas en profundidad tienes que fijarte en tres aspectos: los batidores, el terreno y las posturas.

Batidores en lugar de rehaleros

Olvida lo que hayas podido vivir en Castilla-La Mancha, Extremadura o Andalucía. Aquí no hay ni camiones de rehalas ni delantales de cuero que batan el monte, ni escucharás voces jaleando a los perros. Los batidores suelen ser lugareños conocedores del terreno y sus encames, en ocasiones acompañados por algún perrillo y ‘armados’ con palos, banderas y botellas de plástico con los que generan el ruido necesario para levantar la caza.

Forman una fila perfectamente coordinada, una única mano que trabaja al mismo ritmo ocupando todo el ancho del cazadero para ir empujando poco a poco a los jabalíes hacia la zona de tiro.

Un terreno especial para las batidas de jabalí

El cazador español que viajar por Europa suele ir en busca de esos jabalíes que no encuentra en nuestras fronteras. Y es que en el centro del continente los cochinos alcanzan dimensiones desproporcionadas. Rumanía, Bulgaria o Polonia albergan gran cantidad de estos ‘monstruos’ en sus bosques y levantarlos del encame no es sencillo.

Es cierto que las densidades suelen ser elevadas, pero es responsabilidad del cazador identificar el macho correcto a la carrera entre tanto animal. Las manchas suelen ser elegidas por ser el lugar de descanso de las piaras así que, como en España, el aire debe estar haciendo llorar a los cazadores… o volverán bolos a casa.

Ni cuerdas ni sopiés…

…ni traviesas ni cierres: la armada es una y los batidores cazan enteramente para ti. Todo un lujo en comparación con las multitudinarias monterías. Los puestos son escasos, formando una fila, normalmente a lo largo de un camino, justo en el extremo contrario al de los batidores. Dependiendo del país o la finca, pueden ser de suelo o torretas. Estas últimas garantizan la máxima seguridad, ya que todos los tiros se realizan de arriba hacia abajo, reduciendo casi a cero los disparos perdidos al viso

A continuación te dejamos un vídeo para que veas todo lo que has podido leer arriba sobre las batidas de jabalí en Europa. ¡Qué lo disfrutes!