Un corte con una alambrada de espino, el navajazo de un cochino… Nuestros perros de caza también se la juegan en cada salida al campo, y debemos acudir en su rescate.

Por Pilar Ruiz (veterinaria)

perros de caza

Primero, limpiar la herida del perro

Con las tijeras corta el pelo de alrededor de la herida, con cuidado para que no entre dentro de ésta. Arrastra fuera de ella la suciedad aplicando abundante suero fisiológico, echándolo en pequeños chorros. Después, con ayuda de unas pinzas, retira los restos de ramas, hojas, arenilla o pelos…

Desinfecta a fondo

Aplica un líquido antiséptico sobre la herida para retirar definitivamente los restos de suciedad. Utiliza clorhexidina, que no escuece, o povidona yodada diluida a partes iguales con suero. Una vez limpia podrás ver su profundidad y así valorar si únicamente afecta a la piel o también a tejidos internos como la musculatura; las heridas incisas pueden dañar el interior del abdomen o el tórax de tus perros.

¿Hay que coser a nuestros perros de caza?

Sí, si la herida sólo afecta a la piel y su vida no corre peligro –en ese caso, corre al veterinario–. Con las pinzas coge la piel de un borde y, a medio centímetro, introduce la aguja –sujetándola con el porta agujas– por la cara externa de la piel; a continuación, esta vez por la interna, haz lo mismo justo en el lado opuesto de la herida. Tira del hilo hasta que sólo quede un cabo en el lado opuesto a la aguja, haz un nudo y corta el sobrante. Aplica los puntos necesarios para que la herida quede totalmente cerrada, dejando entre ellos la distancia suficiente para que no queden huecos abiertos.

Cuidados de las heridas saturadas

Dos veces al día, por la mañana y por la noche, limpia la herida de tu perro de caza con antiséptico y aplica una pomada antibiótica como Blastoestimulina o Bactroban. Déjala al aire, sin vendar: se secará y cicatrizará antes. Si la lesión es pequeña y no hay riesgo de que se suelten los puntos, puede seguir cazando protegiéndola con un vendaje; si es mayor y con los movimientos se puede abrir, déjale reposar hasta que cure. Sí debes evitar que se lama con un collar isabelino. A los ocho o diez días puedes quitar los puntos. No necesitará más cuidados.

Vigila una posible infección en tus perros de caza

Si la herida huele mal, presenta un color amarillento, marrón o verdoso –por el pus– y está caliente e inflamada puede estar infectada. En este caso lo más conveniente es acudir al veterinario lo antes posible.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.