Si conoces cómo funciona la vista de los ciervos podrás hacerte invisible en tus recechos o monterías y tener éxito en tus salidas de caza.

Por Carlos Vignau

ciervos

Siempre se ha creído que los venados ven en blanco y negro, pero no hace mucho que los científicos han descubierto que tal afirmación no es más que eso, una falsa creencia. Presta mucha atención a este artículo: si eres capaz de entender cómo trabaja su visión podrás evitar cometer algún que otro error que eche por la borda toda una jornada de rececho.

¿Son capaces los ciervos de ver en la oscuridad?

Los luz es procesada por dos tipos de células de los ojos: los conos y los bastones. Los primeros son sensibles a la luz de baja intensidad; los segundos se ocupan de registrar los colores. Los ojos de los ciervos disponen de más bastones, por lo que se pueden mover con facilidad en la oscuridad.

Igual que los gamos y los corzos, perciben los colores hasta el violeta más intenso del espectro, por lo que pueden distinguir los azules e incluso los rayos ultravioletas, e incluso perciben el amarillo. Sin embargo, el verde, el naranja y el rojo son para ellos una escala de grises, por lo que las prendas típicas de caza y de seguridad son imperceptibles a su vista.

Las prendas de seguridad son imperceptibles a su vista. / Solognac

Los norteamericanos creen que estas prendas podrían contener elementos químicos intensificadores de dichos rayos que para los ojos de un ciervo brillarían en la oscuridad.

Un fabricante de detergente intentó demostrar esto en un vídeo que mostraba a varios cazadores en la oscuridad. Algunos de ellos vestían prendas con aditivos en su tela que la hacían brillar bajo la luz negra de una linterna, pero el efecto desaparecía al pasar por la lavadora.

La colocación de sus ojos puede ayudar al cazador

Al igual que la mayoría de las especies consideradas presa, los ciervos tienen los ojos separados, es decir, uno a cada lado de la cabeza. De esta manera pueden ver casi el 90% de todo lo que ocurre a su alrededor y captar movimientos que los humanos –y otros muchos predadores–, con los órganos de la visión situados en la parte delantera de nuestro rostro, no podemos.

Sin embargo ven bastante mal lo que tienen justo frente a sus narices, así que si nos sentamos y apenas nos movemos es muy posible que nos perciban como un elemento más del entorno que no representa ningún peligro para ellos.

ciervos
Los ciervos ven mal justo lo que tienen de frente. / Shutterstock

No son pocos aficionados a su caza en aguardo los que relatan cómo muchos de estos cérvidos se han llegado a colocar a escasos metros de su postura… ¡incluso sin vestir la ropa adecuada! Por tanto, quedarnos completamente inmóviles, como una estatua, nos puede ayudar a convertirnos en indetectables para ellos.

Así pues, la conclusión a la que llegamos es que si un ciervo te mira de frente y tú eres un cazador de sangre fría –que no de horchata–, lo más probable es que se confíe y no huya.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.