Esta hembra de alce parece confiar demasiado en el ser humano. No sólo se acerca a olisquear la cámara de un fotógrafo sino que acepta sus mimos.

Por Carlos Vignau

alce

La naturaleza es impredecible. Unas veces vas por el campo espantando a todo bicho viviente que se encuentre a un kilómetro a la redonda y otras, como sucede en este vídeo, los animales llegan a invadir hasta tu espacio personal.

En este vídeo vemos a un fotógrafo en un bosque. Una hembra de alce se está acercando. El primer plano va a ser de los que recordará siempre. Todo un retrato. Pero el alce no se detiene y fija su atención en la cámara de fotos.

La olisquea una y otra vez hasta que el fotógrafo olvida su cámara y decide estirar la mano para acariciar el morro del animal. Este, lejos de asustarse, acepta los cariños con gusto.

Las imágenes son preciosas pero hay que recordar que jamás hay que hacer lo que hace este fotógrafo con el alce. Son animales enormes y salvajes por lo que es imposible saber cómo pueden reaccionar. Si el alce llega a enfadarse la coz sería de infarto.

Otros encuentros con alces

El hallazgo tuvo lugar en la remota región de Unalakleet, al oeste de Alaska, en la costa del Mar de Bering. Brad Webster y Jeff Erickson, se encontraban en el monte cuando vieron algo sobresalir de un lago congelado. Eran las astas de uno de los dos alces.

Al llegar junto al asta que sobresalía, ninguno de los dos daba crédito a lo que veían. Nada menos que dos alces que habían quedado atrapados en el hielo mientras peleaban.

Según publicó el Washington Post, Kris Hundertmark, director del departamento de Biología y Vida Silvestre de la Universidad de Alaska, asegura que es en estas fechas cuando más actividad reproductiva mantienen los alces y probablemente estos dos machos durante su pelea por una hembra cayesen al agua.

Además Hundertmark afirmó que es muy posible que uno de los ejemplares cayera herido durante la confrontación y muriera a causa de las heridas. El otro macho, al quedar enganchado por la cuerna, se habría visto imposibilitado para salir del agua, por lo que al cabo de unos días, ambos quedaron atrapados bajo el hielo. 

El propio Webster, natural de la zona, aseguró que «nunca había visto nada parecido. Decidí ir al día siguiente para sacar los cuerpos», añadió. De esta forma los expertos pudieron constatar que uno de ellos presentaba una herida en la cabeza, aunque no saben por el momento la naturaleza de esta.

alce
Estado en que encontraron a ambos animales / Jeff Erickson.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.