¿Tienes uno de estos viejos jabalíes hozando por tu coto? Tranquilo, seguro que hay alguna de estas cinco tretas que ese viejo zorro no se sabe…

Por Antonio Castor

viejo jabalí

Prepara una emboscada al viejo jabalí

Esta táctica suele dar muy buenos resultados si el cazador es avispado y sabe identificar los senderos que habitualmente recorren los jabalíes. No olvidemos que son, como casi todas las especies, animales de costumbres, y que mientras no haya un motivo de peso para que aborrezcan la querencia seguirán recorriendo los mismos itinerarios que les han permitido mantener la pelliza puesta hasta ahora.

Se trata de senderos que son perfectamente visibles y a menudo aparecen jalonados de rascaderos en los que se puede constatar la alzada del animal y las colmilladas en el tronco que delatan al macho con ‘usía’. Estos pasos pueden tener como destino la comida, el baño, el encame…

Planifica tu postura e inténtalo al amanecer

Elegiremos un puesto con el disparo lo más despejado de maleza posible para poder verlo cuando aparezca, evitando los traicioneros revoques de aire de los hondos y oscuros barrancos. Hemos de estar prontos para el disparo y con el oído avizor, pues si el sendero está limpio y el jabalí no troncha ramas o es un día ventoso, el caminante puede aparecer tan súbitamente que no tengamos tiempo de reacción. 

Tengo amigos que aseguran que los grandes cochinos se cazan en esos senderos, cuando están confiados de vuelta a sus encames, al amanecer, molidos tras una noche de trasiego y con el gorro de dormir. He abatido varios en este momento del día en las salidas de los cultivos hacia el monte, no en una trocha concreta. Lo cierto es que no se ‘coscaron’ en absoluto, como si no esperasen visita a esas horas.

Utiliza una cámara trampa

Hoy las cámaras trampa nos dicen con exactitud a qué hora entran y cómo es el comensal. Las hay un poquito más caras, con aviso a móvil en el momento en que el sensor los capta, que de tener buena cobertura es infalible para saber cuándo entrarles. Si usamos esta tecnología o no depende de cada uno… y de lo frustrados que el viejo guarro nos tenga.

viejo jabalí
Coloca una cámara trampa para controlar los pasos. / Ángel Vidal

Busca un puesto elevado para evitar los sentidos del jabalí

Al cabo de varios días de lo mismo decidí hacer un puesto en un pino, a unos siete u ocho metros sobre el suelo, intentando mantenerme por encima de su alcance, pero tampoco apareció.

Tuve la fortuna de que lloviese un rato antes de encaramarme, y a la mañana siguiente de la espera, cuando fui a comprobar el cebo, me di cuenta de que había unas señoras pezuñas marcadas sobre la suela de mis botas de la noche anterior. Todo encajaba. Caí en la cuenta de que necesitaba a un amigo que me llevase con el todoterreno por una senda pésima hasta el pie del pino. Allí descargue los bártulos y tras trepar los icé con una cuerda. «Esta noche si», pensaba yo dándome vencedor.

El jabalí apareció, pero hiperventilando como un perro de rastro sin dar la jeta en el claro hasta que vino a pasar por la cepa del tronco y allí soltó el padre de todos los soplidos, tan ruidoso que me sobresaltó, y aunque aguanté rato por precaución… a casa con el rabo entre las piernas. 

Adivina cuál es su dieta

La mayoría de jabalíes grandes que he conseguido abatir han caído de ordinario en cultivos y siembras de cereal. Muchos esperistas que sólo cazan en cebos carecen de la práctica para saber identificar las trochas y huellas de machos solitarios y así saber escoger la postura adecuada para colocarse evitando el aire y estar a una distancia prudente de tiro.

Lo ideal es que sea una pequeña siembra que podamos abarcar en su totalidad con el arma. Ahí no necesitaremos demasiada experiencia. El problema viene cuando son cientos de hectáreas y hay que saber leer el campo, en especial tratándose de un cereal que cubre al jabalí por completo  aunque sea un mastodonte. 

Después de tener todo esto claro, ya estás preparado para salir al monte, cuando nos lo permitan, para tratar de cobrar ese viejo jabalí que lleva meses robándote horas de sueño. ¡Suerte!, la vas a necesitar…

Aquí tienes un vídeo para que veas qué es lo que te espera en el monte:

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.