Sólo tienes que llevar a la práctica estos tres sencillos ejercicios. Tu perro de caza explotará todo su potencial cuando empiece la nueva temporada.

Por Carlos Vignau

perros de caza

1. Respeto al vuelo

Es fundamental que tu perro de caza mantenga la posición cuando levante la pieza. Es un ejercicio de autocontrol por parte del animal, que reprime su instinto cazador. El ejercicio consiste en corregir con firmeza cualquier movimiento aunque sin atemorizarlo.

Los tres puntos críticos son la huida del ave, la detonación y el pelotazo de la pieza al caer abatida. Es aquí donde la excitación del can alcanzará las cotas más altas.

2. ¿Tu perro de caza tiene miedo a los disparos?

La mejor solución para iniciar a un perro en este apartado es conseguir que asocie el momento de la detonación con algo positivo y agradable. Para ello, entrena con una pistola de fogueo.

Con cada tiro prémiale con alguna de sus chucherías favoritas. Con esto conseguirás que esté pendiente de algo que le gusta –la comida– y los ruidos externos sean algo secundario.

3. Búsqueda cruzada

El objetivo es que el can no cace muy largo ni muy pegado a la escopeta. Es una forma de ordenar su búsqueda y potenciar la localización de las piezas. Puedes sembrar caza de granja para que el perro las muestre.

El entrenamiento consiste en que el perro de caza se desplace en zigzag, dibujando ochos y respondiendo y obedeciendo a nuestras órdenes tanto gestuales como sonoras.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.