Diez disparos con un rifle de palanca ¡en menos de dos segundos!

disparos rifle

Este hombre es capaz de soltar diez disparos en menos de dos segundos con su rifle de palanca. ¿Te imaginas a este tío de vecino en una montería?

Por Carlos Vignau / Redacción de cosas de caza y pesca

Hay gente que nace con estrella. Otro, estrellados. El protagonista de este vídeo pertenece al primer grupo. A golpe de muñeca e índice, Deuce Stevens, que así se llama el tirador, es capaz de realizar diez disparos en menos de dos segundos. Sí, sabemos que es difícil de creer, pero cuando le des al play te vas a quedar a cuadros.

Disparos con un rifle automático

Imagina por un momento lo que esto supone. Si este hombre fuera capaz de mantener la cadencia de disparo estable durante 20 segundos seguidos y su rifle tuviera un cargador inagotable, haría que su palanquero lleno de óxido escupiera nada más y nada menos que 127 proyectiles. O lo que es lo mismo, 371 balazos por minuto. Aunque hay tiradores que son capaces de repetir el disparo como auténticas máquinas, desde luego Deuce no tiene nada que envidiarles, ni tampoco a las armas automáticas…

Cómo entrenar la velocidad en los disparos

No te aseguramos que vayas a alcanzar el ritmo del cazador anterior, pero por lo menos cuando te enfrentes a tu pieza no te temblará el pulso. En monterías o batidas, a diferencia de los recechos, no tienes tiempo para pensar y colocar el disparo como te gustaría.

Debes actuar rápidamente, y eso es lo que hace que el tiro sea más complicado, aunque es cierto que si tuvieras demasiado tiempo para pensar el tiro –como cuando esperas a que un animal se levante– también se incrementan tus posibilidades de fallar.

Tienes que tener cuidado. Es mejor que se vaya la pieza a protagonizar un accidente, que es lo que puede pasar si arriesgas un tiro en un puesto cerrado. Y ante todo, si vas a cazar en este tipo de terrenos, debes practicar –sí, una vez más–. Es tan importante tener la habilidad para acertar a 300 metros como ser capaz de disparar a diez metros de forma segura y rápida.

Debes ser capaz de encarar y apuntar automáticamente a la pieza, y eso a la vez que te incorporas o buscas la posición más cómoda para tu gusto. Este movimiento puedes practicarlo en tu casa sin necesidad de estar en el campo de tiro, así que encara y desencara –con el rifle siempre vacío y apuntando hacia un lugar seguro– lo más rápido que pueda.